Sobre nosotros

QUIENES SOMOS

Lunes, Enero 1, 2018

En las décadas de los años 1920 y 1930, los pueblos del interior en la Argentina relacionados con la parte agropecuaria, estaban en formación, sustentados por una agricultura y ganadería en evolución producida desde la colonización que se inició unos 40 años antes por la inmigración de los europeos.

Ello originó la creación del comercio de RAMOS GENERALES Y CEREALES, que cumplió la misión de sostener y proveer lo necesario para que la gente de campo se desempeñara en sus trabajos de la tierra. La precariedad de las herramientas les obligaba a trabajar durante toda la semana y acudían al pueblo generalmente los días domingo para hacer sus compras y de paso, tener algo de esparcimiento. El comercio incluso contaba con el boliche donde se tomaba la copa, todo debido a que en el pueblo faltaban ciertas demandas. Era el centro de casi todas las necesidades.

Juan Francisco Vanderhoeven, un emigrante originario de Bélgica, fue también en su juventud un trabajador de la tierra que se mojó hasta la cintura detrás de un arado mancera tirado por bueyes. Ese fue su principio. Pasó el tiempo y también por diferentes trabajos relacionados con el campo: operario en trilladora con  máquina a vapor, empleado de comercio de ramos generales en Monte Maíz y al final dedicándose al comercio de cereales en la zona de Berrotaran. En ese momento conoce a la que sería su esposa, Luisa Filomena Mattheus. Don Francisco y Doña Luisa contrajeron matrimonio en la Capilla de Achiras, el 6 de Julio de 1916, formando un hogar muy allegado a la iglesia donde crecieron seis hijos. 

Pronto se instalan en Justiniano Posse, donde Don Francisco, con Don Federico Bresso, crean la firma Bresso – Vanderhoeven y Cia. S. R. L. con actividades de Ramos Generales y  Cereales. Posteriormente, por el año 1927 se produce el fallecimiento de Don Federico Bresso y la razón social se convierte en Vanderoheven y Cia. S. R. L. Desde esa fecha y por un largo período de años, la vida de la empresa transcurre por diferentes episodios, que le dan a Francisco la experiencia y lo fortalecen en el permanente trato con los clientes. Se viven tiempos de avances pero también de grandes dificultades. La crisis de los años 30 a 33. La guerra europea de los años 40 a 45. Los largos años de la inflación, con la correlativa devaluación de la moneda. Pero lo destacable es que se superaron todos los inconvenientes. Actuando con  honestidad y sacrificio, en defensa de los intereses propios, pero también del personal que siempre acompaño a la firma, logrando la confianza y amistad de los clientes, bases que siempre utilizó Don Francisco.

Manuel J. Vanderhoeven, al igual que sus hermanos Andrés y Juan, estuvo ligado a la empresa desde el año 1935 por desición de su padre Don Francisco. Manuel se inició en la parte administrativa como un empleado más. Desde allí, fue experimentando distintas posiciones, desde el despacho de mercadería en el mostrador hasta la venta de un tractor o una cosechadora, como también en el movimiento de la sección cereales. Se casó con Hilda Schmid y durante los años de arduo trabajo, recorrió toda la zona rural y, a través de los años, creó amistad con toda la clientela.

En la década del ´50 se produce la transformación de la empresa tomando gran impulso más precisamente desde 1957 con la concesión  de la marca John Deere. 
En 1972  Vanderoheven se instala en el lugar que ocupa hoy y se dedica a la venta y servicio de maquinaria. 

Desde 1983 se produce otra división de la empresa, separándose otras dos actividades además de la concesionaria John Deere. De tal modo, ésta queda a cargo de Manuel J. Vanderhoeven. Manuel crea una empresa familiar con su esposa y sus hijos, Clara y Jorge. Manuel se retira en ese momento y el hijo varón Jorge Vanderhoeven queda a cargo de la gerencia de la S. A. trabajando hoy junto a su esposa Ana María Hernández y más de ochenta empleados, la zona de Bell Ville, Marcos Juárez y Las Varillas, además de Justiniano Posse donde se ubica la casa central. 
 

Todo el respaldado con un amplio stock de repuestos, disposición y presencia con el servicio mecánico especializado.

 

      

 

Haga click aquí para ingresar al Museo Vanderhoeven

 

 

 



Share